"No puedo escribir un poema si no es un poema de amor..."

Y,
¿Qué hacen los poetas cuando no están enamorados? 

¿Se puede leer la poesía? Más bien creo que no, que la poesía hay que recitarla, o escucharla, o saborearla… ¿Leer un libro de poemas? Sí, despacio. Sorbo a sorbo, paladeando los versos y dejándose llevar por la magia de las palabras. No se puede “devorar” un libro de poemas. La prisa mata la belleza. 

Así estoy leyendo el libro Luz secreta, de Celeste Caro. Escrito, ilustrado y maquetado por ella misma. Una recopilación de poemas que destilan los tesoros ocultos del corazón de la autora. Vestidos de nostalgia, deseo, música e imágenes evocadoras. Con aroma de ciudades barrocas y jardines mediterráneos, de cafés bohemios y de casas habitadas por la soledad. 

Leer las poesías de Celeste es un disfrute. Los versos, libres, fluyen en la mente y dejan poso. Los leo y deseo volverlos a leer, como el niño que desea repetir y saborear de nuevo un dulce. Gracias, Celeste, por regalarnos este libro. Gracias por compartir ese mundo interior donde 
...el alma inquieta no tiene bastante 
y quiere ser una barca iluminada 
y visitar las islas perdidas, 
convertirse en puente de cristal 
o en serpiente de vainilla y turrón

Gracias por dejarnos atisbar esa
Luz secreta, luz de mi corazón,  
resplandor del diamante  
que brilla dentro del cofre,  
belleza que no se puede esconder. 

Gracias por invitarnos a vivir esas noches donde…
El mundo era un cabaret brumoso  
donde convergían los errantes,  
almas perdidas del norte y del sur, 
que soñaron con la gloria y 
con la ilusión voluptuosa

Luz secreta: http://elcielovirtual.blogspot.com.es/2014/11/luz-secreta.html
Blog de la autora: http://elcielovirtual.blogspot.com.es/
Para pedir el libro podéis contactar con ella o con la editorial: info@fenixeditora.com

1 comentario:

Ramon Rubinat Reñé dijo...

Gracias Montse por tu recomendación y tus comentarios. Estos versos destilan añoranza de una belleza y confortabilidad perdida o jamás alcanzada. Quizás es sólo una experiencia del alma que se visualiza en cosas de este mundo pero que no es de este mundo.