Houston, tenemos un problema…

Pues sí, tenemos un problema. O quizás mejor debería decir, tengo un reto. Prefiero bromear para no saltar, ¡maldita sea, siempre LO MISMO!!! Pero más vale que baje de la Luna y vaya al grano.

El miércoles día 4 se hace público el ganador del Premio As de Picas, el concurso en el que con tanta ilusión —«no me llames iluso…»— participé hace unos meses.

He pasado unas semanas de nervios porque una amiga mía que también concursó me dijo que desde hace casi un mes han ido enviando mensajes a los no ganadores… ¡y yo sin recibir una triste nota!

Por fin, me llegó una invitación, automática, impersonal. Así que decidí llamar a la editorial y salir de dudas. Se supone que, si no has ganado, has tenido que recibir el mensaje. Y si has conseguido el premio, ¡al menos tienen que avisarte unos días antes!

Sí, salí de dudas. No he sido premiada. Y me enviaron un mensaje amable explicándome el por qué.

Reproduzco el párrafo:

«Te escribo desde el departamento editorial de Viceversa. Acabamos de hablar por teléfono, y justo al colgar he caído en por qué tú no habías recibido mail. A los autores que estaban representados por agencia Carlos Martínez, director editorial de Viceversa, les hizo una llamada para comunicarles la valoración y decisión del jurado. Aún así, puedo decirte que El heredero del clan estaba extraordinariamente bien escrita, muy bien estructurada, con una trama muy bien dosificada y unos personajes llenos de vida... Fue, sin duda, de las mejores. Pese a sus cualidades, pensamos que quizá la segunda parte de la novela era demasiado adulta (los personajes crecen y, como es natural, los temas que los ocupan cambian) y, por lo tanto, alejada del público juvenil al que queríamos dirigirnos. Y, por último, sólo nos queda agradecerte enormemente tu participación, y expresar el deseo de que puedas seguir participando en todas las ediciones venideras. A partir del 5 de noviembre estarán ya publicadas las nuevas bases y se abrirá la IIa Edición del Premio...»

Los que habéis participado en concursos ya sabéis lo que se siente… Esa mezcla extraña de alivio, ante la duda resuelta, y de vacío interior, con la sensación de haber perdido algo.

Y la reacción inmediata. En mi caso, vinieron los sentimientos antes que la reflexión. Rabia: ¡siempre igual, la eterna pugna entre juvenil-no juvenil! Si Viceversa hace esas consideraciones sobre mi novela, ¿no será eso un obstáculo para que otras editoriales la publiquen? ¡Y no quiero cambiar mi historia! ¡Es así, la escribí así y la quiero así! ¿No existe literatura juvenil “un poquito” para adultos?

Luego, llegaron las consideraciones… ¡Baño de realismo! Para ganar un premio hay que tener todas las cartas favorables, y yo tenía al menos seis puntos en contra:

1. Había autores representados por el director de la misma editorial: ¡puntos en su favor! (* ver NOTA)
2. Participaron autores super consagrados, como Rafael Abalos, ¡más puntos para ellos!
3. Mi novela era larguísima, ¡punto en contra!
4. No es excesivamente —por no decir, casi nada— fantástica (otro punto menos)
5. Para ser adaptada a juego de play station... puede ser fenomenal, según cómo se mire, y puede no serlo
6. Los supuestos temas adultos (o no infantiles, diría yo)

Conclusión: ya tengo un nuevo desafío: buscar editorial para la novela. Como sea. Bueno, en realidad es mi agente quien debe hacerlo… Pero pondré todo cuanto pueda de mi parte para empujar. Ya sé que la propia autora no es buen juez de sus obras, pero creo que es de lo mejor que he escrito. Mejor que Estirpe… mejor que el resto de novelas. ENCONTRARÉ QUIEN QUIERA PUBLICARLA. ¡Esa será mi meta! Perdí una batalla, pero voy ganar la guerra.

***

NOTA: He cometido un error de interpretación en el mensaje de Viceversa. No es que hubiera autores representados por la misma editorial, sino que el director de la editorial, Carlos Martínez, llamó por teléfono a los autores representados por agencias (en mi caso, llamó a la agente y por eso yo no lo supe hasta más tarde). Disculpas por la errata. Esto invalida el punto 1. de mis consideraciones.

38 comentarios:

naTTs R dijo...

Seguro que lo logras, y más teniendo un agente, Elisabet. Me parece que la mezcla de temas que propones (juvenil pero con toques de madurez)es adecuada. ¿Cuándo sabes que estás capacitado para leer una u otra cosa? ¿No sería mejor un paso intermedio que te prepare para lo que viene después?

Yo tengo 19 años y hubo una época, veamos, entre los 15 y los 16 o puede que antes, en que las novelas de adultos me resultaban excesivamente complejas pero las de niños muy simplonas. Te lo digo porque lo tengo fastante fresco y no encontrar nada que leer me resultaba muy frustrante.

Un intermedio. Yo creo que sí hace falta, Elisabet, así que a por todas.

Besos,

naTTs

·· Kira ·· dijo...

Hola, escritora!!
Desde este rinconcito del mundo en el que vivo, quiero enviarte mi apoyo, porque si hay algo que nos gusta a los que escribimos es saber que alguien nos apoya nos anima a seguir, aunque no lo conozcamos de nada. Por eso te animo a seguir escribiendo y, además, porque yo leo muchos libros juveniles (como buena jovencita que soy :D), y a veces las novelas fantásticas me cansan, y aparte disfruto mucho con las novelas "tirando a adultas" o "adultas" completamente. No sé por qué no la verán adecuada, pero a muchos jóvenes nos gustan las novelas así, y bastante.

Seguro que encuentras quien te la publique, y así yo podré leerla! :P

Un abrazo,
Kira

Lola Mariné dijo...

Montse, el de los concursos es un mundo misterioso...
Si tu confias en la novela, adelante, aunque ya veo que no necesitas que te empujen mucho, jeje.

STB dijo...

Hombre... lo que te han dicho es que no se ajusta a la idea que ellos tenían. No que sea mala o que no les haya gustado.
Por lo tanto, solo tienes que encontrar un editorial que considere que sí se ajusta a lo que quieren.
Ánimo, escritora ;)
Lo conseguirás.

Deusvolt dijo...

El problema del mundo editorial actual, tal y como lo veo, es que se quiere "encajonar" todo como si los libros se comportasen como objetos de una ferretería. Esta herramienta a la sección de fontanería, esta a la sección de tornillería, esta otra a electricidad... La evolución del mercado editorial y su inserción plena dentro de un mercado "comercial", que se mueve con cifras y gráficos, lleva a los agentes y editores a mostrar sólo disposición hacia aquellas obras que puedan catalogar de forma clara, dentro de un género, clasificándolas para un determinado grupo de personas. Como conocen las tendencias pueden prever el resultado de ventas y tomar riesgos se convierte en una decisión medida y consensuada ¡¡Vaya rollo he soltado!! Resumiendo, querida Elisabet, que quieren hacernos creer que las novelas pueden ser tratadas como productos de charcutería, pero lo cierto es, que hay obras maravillosas que navegan en las aguas de distintos géneros al mismo tiempo, para distintos públicos y no por ello dejan de ser hermosas. Yo tengo la esperanza de que habrá quién sepa apreciar esa belleza.
Mucha suerte, amiga.

Xavier Borrell dijo...

No te desanimes a intentar publicarla, con lo poco que nos has explicado y habiendo leído Estirpe Salvaje, tiene que ser una buena novela que nos gustaría ver publicada.

jules dijo...

Ante todo, Eli, darte mi enhorabuena, porque aunque no hayas ganado, lo cierto es que han valorado muy positivamente tu trabajo. En cuanto al reto, estoy totalmente de acuerdo contigo. Ahora lo que toca es buscar la editorial idónea para El heredero del clan... Imagino que los de la agencia te ayudarán a ello, que para algo están; en cuanto a lo de juvenil o no juvenil... No sé cuánto tiene esta nueva novela en común con Estirpe salvaje, pero ¿no te has parado a pensar que no colocarla en un género concreto puede significar abarcar más público? Quiero decir que si no la catalogas de juvenil, es porque puede interesar también al público adulto... y eso, mi niña, son muchísimos potenciales lectores. Aparte que los adultos también leemos novelas juveniles. Ánimo, guapa, seguro que pronto la tenemos en la calle. Besos

Daniel DC dijo...

Hola Elisabet,

Alégrate porque la editorial te dio una pista: el mercado de lectores. Ahora debes buscar una de las editoriales que trabaje en ese mercado.

Un abrazo,

Daniel DC

Elisabet dijo...

NATTS y KIRA, qué alivio me da leeros. Uf, yo a los 14 años dejé de leer literatura juvenil, lo último que leí fue Tolkien y luego pasé directamente a Unamuno, Galdós, Delibes, Víctor Hugo, Flaubert y Dostoyevski, entre otros. Con 15 años leí a Kundera (lectura obligada del instituto, por eso, entonces me resultó un palizón). Pero en fin, creo que los temas que toco en mi novela, siendo fuertes, son cuestiones que pueden afectar a cualquier joven de hoy... No sé. ¡Que los lectores tampoco son tan críos!

Gracias a las dos por vuestros ánimos :)

Elisabet dijo...

Ay, Lola, sí que son misteriosos los concursos... Si te contara lo que oí una vez :) No lo hago por si las moscas.

Elisabet dijo...

STB, ¿cómo estás? ¿Tienes alguna novela o proyecto en marcha?

Bueno, eso de los AJUSTES, ja, ja, creo que es el quid de la cuestión. Veremos si encuentro alguna editorial con manga ancha -o miras anchas, vaya. :)

Elisabet dijo...

Deusvolt, ¡las palabras cabales y justas! Es verdad, qué desalentador resulta sentir como "evalúan" y etiquetan tu novela, igual que una muestra de laboratorio.

Lo malo es que a veces esto te hace dudar de si andas bien encaminada escribiendo lo que escribes o no. Se supone que sólo los genios pueden permitirse transgredir las "normas" con garantía de éxito...

Elisabet dijo...

Gracias, Julia. Yo ya estoy comenzando a visualizar la novela convertida en libro. ¡Por mi parte, si de desear se trata, que no quede!! Dicen que eso también ayuda, ¿no?

Un abrazo.

Elisabet dijo...

Daniel, gracias. Justamente Viceversa trabaja -o quiere abrirse camino, porque es muy nueva- en ese mercado. También Espasa, que ya me ha publicado una novela y cuyas editoras estaban MUY interesadas en recibir más obras mías.

Pero ahora dependo de la agencia, así que debo esperar... "Las cosas de palacio van despacio".

Javier Pellicer dijo...

¡Muy bien, Elisabet! ¡Ese es el espíritu! Te juro que al leer tu remate final me has transmitido tus ánimos.
Estoy de acuerdo cuando hablas del asunto de encasillar los libros. Yo tengo una novela en la que el protagonista hace su viaje iniciático en la vida desde su niñez hasta la etapa juvenil, y en la que le hago evolucionar. También trata temas peliagudos y hay cierta dureza en algunos momentos, pero creo que eso no debería ser un impedimento para un público juvenil. Los adolescentes de hoy en día están sobreprotegidos en muchos aspectos. Un poco como Estirpe, que debería ser leída por los jóvenes para entender aspectos de la vida que, quizás por la sociedad que nos está tocando vivir, no consideran en toda su profundidad.Vamos, que yo creo que a los adolescentes de hoy en día les falta un poco de madurez (ojo, no a todos, y sin despreciar). Pero ese es otro tema...
Pero bueno, ya se sabe, las editoriales necesitan etiquetar las obras.

Por cierto... ¿mejor que Estirpe? ¡Wow!

Un saludo

Rafael Homar Ferragut dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Felisa Moreno dijo...

Hola Elisabet, me ha hecho gracia leer tu post y no es que me ría de tu desilusión, sino todo lo contrario.

Yo también participaba en ese certamen, con mucha menos ilusión que tú, eso sí; en realidad no esperaba nada. Pero un día me llamaron, el corazón me dio un vuelco, pensé: Si te llaman es por algo. Pues no, era para decirme que no habían seleccionado mi novela, que estaba muy bien, bla,bla,bla pero que quizás el contenido era demasiado infantil.
A mí también me dejó pensando en ello, ¿que hago ahora, la presento a certámenes infantiles?
No desesperes, sigue luchando por publicar tu novela, yo haré lo propio con la mía, ni siquiera tengo agente, pero no pierdo la esperanza de conseguirlo.

Un abrazo.

Jesús F. dijo...

Animo, Montse, si es buena, y creo que tú tienes el criterio para saber que lo es, se hará camino. Es verdad que parece que lo juvenil tiene que ser “aniñado”, todo amoríos, dudas,…y la verdad es que pienso que debería cambiarse el “chip” en este sentido. Pero bueno, me remito a mis primeras palabras, sabes que es buena y lo conseguirás.
Un abrazo.

Rosa dijo...

¡Animo con los reveses! La novela les ha gustado aunque no les cuadre en su plan de ventas. Tienes obra publicada, una agencia que cree en ti y una editorial (Espasa) que pregunta por escritos tuyos. ¡Adelante! Los concursos son siempre terreno pantanoso. Grandes alegrías, grandes decepciones, y, siempre, la duda de si estás concursando realmente...

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Montse, ¡qué rabia debe dar! Sin embargo, yo creo que ser mezcla de géneros debería ser un punto bueno; desde el punto de vista del editor acapararía la atención de más posibles lectores.

Porque si un libro es bueno, ameno entretenido, absorbente, ¿por qué importa tanto una etiqueta? (Que se lo digan a Deusvolt)

Sobre el concurso, el primer punto de que haya novelas participantes apoyadas directamente por la propia editorial, ¿no entraría en conflicto moral? No sé, son aguas procelosas... cuando hay ondas, puede que haya kraken.

Ánimo. Y tu agencia digo yo que te apoyará, si el libro lo vale. ¿Moverlo por tu cuenta es incompatible con la representación de la Agencia? Qué duda.

Un saludo

Rafael Homar Ferragut dijo...

Sin dudas tiene que haber lectores medio adultos, pero entiendo que para las editoriales son dos segmentos diferenciados. Supongo que ellos consideran el tipo de novela para ya intuir cómo se venderá, y tal vez no estés dando en el centro de lo ellos consideran un buen prototipo.

Habría que entrar en las cualidades que definen tu obra de una u otra manera, pero creo que debe ser debido a la trama, a los hechos, pues tu prosa creo que es adecuada para unos y para otros.

Espero que cuando la publiques, que seguro que lo harás, les sorprendas a todos estos estadistas temerosos de arriesgar, con unas ventas excelentes.

Suerte

Elisabet dijo...

Javier, ¡ya me entiendes! Mira, eso de la madurez... quizás depende mucho de personas o ambientes. Estoy pensando que finalmente, de la misma manera que no es sencillo encasillar una novela, tampoco lo es etiquetar al público lector. Estirpe, que ya conoces, también toca temas un poco crudos (El heredero va algo más allá) pero sé que la han leído chavales muy jovencitos y no les ha parecido mal. El tema de la distinción entre literatura infantil o adulta, recuerdo en una entrevista que me preguntaron qué pensaba y yo misma me di una respuesta que no debe andar alejada de la realidad: debe ir ligada al moderno sistema educativo, a la división entre cursos, etapas, etc. Antes, cuando uno ya sabía leer y tenía uso de razón, como se decía, supongo que pasaba de los cuentos de hadas a leer literatura adulta directamente. No existía esta especialización.

Bueno, pues seguimos ahí, en la brecha. :) Cuanto más alto el reto, más motivación.

Elisabet dijo...

Felisa, así que la tuya era DEMASIADO INFANTIL... ja, ja, ja, cómo son las cosas.

Bueno, chica, pues me solidarizo contigo. Como ves, esto de encajar en un "segmento" de mercado no es sencillo cuando lo que hace una es escribir con pasión sin pensar en las ventas.

Bueno, a ver si las dos logramos publicar estas novelas. ¡Hemos de lograrlo! Ojalá un día podamos felicitarnos ambas.

Elisabet dijo...

Jesús, ¡hola! Odio lo aniñado, odio lo almibarado, odio lo rosa... También sé meterle miel y romanticismo a mis relatos, por eso, ya lo habrás visto. Pero quizás mi problema es que a ratos me gusta ser "demasiado" realista. Y me encanta añadir unas gotas de cosa tremebunda y trágica al guisado novelero. Quizás me pasé... no lo sé.

Un abrazo.

Elisabet dijo...

Rosa, tienes razón. Quizás sea mejor publicar cuando sea el momento, olvidándome del tema concursos. Lo hice por consejo de la agencia, pero siempre son inciertos como una lotería...

Por cierto, ¿cómo están tus publicaciones con Espasa? ¿Vas a sacar otra novela? Yo estoy esperando respuesta...

Un beso.

Elisabet dijo...

Ay, Blas, ojalá las agencias y las editoriales pensaran como tú!!!

IMPORTANTE: He cometido un error de interpretación en el mensaje de Viceversa, voy a poner una fe de erratas en el post. No es que hubiera autores representados por la misma editorial, sino que el director de la editorial llamó por teléfono a los autores representados por agencias (aunque en mi caso no fue así).

A tu última pregunta, no. Si estoy comprometida con una agencia, ella tiene la exclusiva de mis escritos y no puedo andar haciendo el cabrito por mi cuenta. No te creas que no lo he pensado. Es una tentación fuerte, ahora que ya tengo un poquín de rodaje. Pero, finalmente, reflexiono: si publiqué con Espasa fue por medio de ella, y es una gran editorial. Así que, por lealtad y por confianza, tendré paciencia. Dicen que lo bueno se hace esperar...

Elisabet dijo...

Hola, Rafael,

Mmmmm. Buenas reflexiones. Me dejas pensando un ratito más. ¡Que tus predicciones se cumplan!!

Y gracias por tu visita a mi blog.

pass dijo...

Muchos concursos literarios tienen en sus bases “ La organización no mantendrá ningún tipo de correspondencia con los participantes” Regla que hay que asumir sin remedio. Si se presentan 100 obras, todos menos el ganador se quedan con la duda de si ocupan el puesto numero dos o noventa y nueve. Aunque en ambos casos conocer su clasificación puede llegar a afectar a la moral. El dos termina con una frustración y el noventa y nueve con una depresión.
Me parece que la organización del concurso en el que has participado se ha por lo menos tomado la molestia de informar a casi todos los participantes del resultado. En los concursos en los que he participado, nunca me han contactado para informarme. He tenido que buscar el fallo en la prensa., a pesar de que ya me imaginaba el resultado
Al final gana uno, pero pierden solo los que no tienen fe en lo que han escrito. Los demás siguen su camino en busca del reconocimiento en otra parte, un reconocimiento que en tu caso quizás será mejor que este premio.

Saludos
Pascal

B. Miosi dijo...

Eli, los concursos (incluyendo los de belleza) tienen sus bemoles y sus misterios.

Mira la parte positiva: Evaluaron tu novela y te dijeron sus virtudes, aunque ya tú las sabías.

La pregunta que queda en el aire es:
¿Literatura juvenil es aquella en la que el personaje nunca llega a adulto?

Veamos: Harry Potter conserva su niñez desde hace muchísimos años, nunca se le conoció algún escarceo amoroso, según la autora prefiere no tocar ese tema. ¿Será a petición de la editorial?

Los segmentos están bien diferenciados: Existe un Superman para el público adulto y otro, Smallville: para un público juvenil, en donde todos los actores son muy jóvenes.

Creo que tendremos que aprender a interpretar los códigos correctos cuando cataloguemos una obra.

Con todo, Eli, estoy segura de que podrás publicarla, te respalda una buena agencia y eres una magnífica escritora, ¡una combinación explosiva!

Muchos besos!
Blanca

Elisabet dijo...

Hola, Pascal,
pues sí, hay que reconocer que la editorial se ha portado muy bien. No sólo ha comunicado, sino que ha enviado una pequeña crítica de la novela a sus autores. La verdad es que en este sentido ha sido novedoso y se agradece. En todo momento ha primado la PARTICIPACIÓN, bueno, pronto voy a postear más... ¡sobre la gala!

Elisabet dijo...

Hola, Blanca,

Bueno, ahora colgaré otra entrada y veréis... Ir a una gala tiene esto: entre otras cosas, te haces mejor idea de qué buscan las editoriales y qué tipo de obra quieren premiar.

Pues si en las novelas juveniles los personajes nunca se hacen adultos, lo llevo crudo, porque en las mías TODOS crecen. Y su vida no es un camino de vino y rosas..., ni de magia borrás, plis, plas.

Me quedo con la segunda parte de tu mensaje. ¡¡Así sea!! :)

Un abrazo, amiga.

Nina dijo...

Hola, Elisabet, te deseo mucha suerte con esta novela. Seguro que tarde o temprano verá la luz :-)
Lo que me sorprende de los comentarios es la cantidad de gente que habla de literatura juvenil actual sin haber leído literatura juvenil actual. ¿De dónde os sacáis que los personajes no crecen? Yo he leído sagas juveniles de éxito en las que crecen, se enamoran, se lían y tienen hijos. Por ejemplo, Harry Potter (¿la persona que dice que no hay escarceos amorosos realmente ha leído Harry Potter?). En otras sagas de mucho tirón, más o menos almibaradas (Crepúsculo, Memorias de Idhún...) los personajes van creciendo y hay encuentros sexuales, y embarazos y todo. Más o menos explícitos, pero los hay. Normalmente esto sucede más en las sagas largas, donde realmente se les da tiempo a los personajes a crecer y madurar.
Dejo una pregunta en el aire: ¿cómo se puede escribir literatura para jóvenes sin leer literatura para jóvenes? ¿Cómo se puede pretender que te lean los jóvenes, o simplemente opinar sobre lo que les gusta leer a los jóvenes, si no te molestas en leer lo que ellos leen, despreciando implícitamente sus gustos? ¿No es un poco contradictorio dedicarte a la literatura juvenil y al mismo tiempo no leer literatura juvenil "porque eres muy mayor" o "porque no te interesa"? Es sólo una reflexión. :-) En mi humilde opinión creo que si quieres conectar con los jóvenes deberías compartir lecturas con ellos. Si dejaste de leer literatura juvenil a los 14 años, como comentas, y desde entonces no has abandonado la literatura para adultos, quizá deberías escribir cosas que sean más acordes a tus gustos lectores. No sé, es que me sorprende la cantidad de autores que escriben para jóvenes pero que no leen libros para jóvenes. ¿No están infravalorando de alguna manera su propia profesión? Cuando te dedicas a un género como autor, es porque ese género te gusta como lector. Es como escribir ciencia-ficción sin leer ciencia-ficción "porque no es lo tuyo". ¿Entonces...? De verdad, no lo entiendo. Yo leo mucho y variado, y creo que puedo opinar sobre libros juveniles porque estoy muy al tanto de todo lo que sale y normalmente disfruto con su lectura. Pero, por ejemplo, no me considero quién para opinar sobre, pongamos, novela negra, porque reconozco que estoy pez. Y por la misma regla de tres no se me ocurriría escribir una novela negra, ni siquiera intentarlo. Si no conozco el género, ¿cómo sé que no estoy repitiendo tópicos? ¿Cómo sé que estoy conectando con los aficionados a la novela negra? ¿Cómo puedo pretender que mi obra interese a un lector de novela negra, si yo no lo soy? No sé si me explico.

Firmado: una lectora adulta que devora también literatura juvenil, sin prejuicios ;)

Elisabet dijo...

Hola, Nina,

te agradezco mucho tu comentario. Verás, cuando comencé a escribir en serio nunca me propuse "voy a escribir juvenil". Simplemente, salió así, porque posiblemente mi estilo y mis temas son aptos para ese público. Aptos... con sus peculiaridades. Mis novelas se apartan mucho de Harry Potter (que no he leído), jamás han pretendido imitar a Tolkien (que sí leí y me enamoró) y tal vez se puedan aproximar más a una épica del tipo de la de George RR Martin (que estoy leyendo y que me encanta, pero no abrigo el menor ánimo de compararme con este fenómeno). Si echas un vistazo rápido a los comentarios a mi novela Estirpe Salvaje, en el otro blog que tengo ("libro de visitas") verás lo que opinan los lectores, creo que es bastante ilustrativo. Algunos han encontrado en ella trazas de novela histórica. Otros la consideran una bildungsroman, y quizás sea este el mejor calificativo. La leen a gusto chicos de trece años y sus padres de cuarenta. Suelo rehusar el elemento fantástico, pues prefiero el realismo, y me gusta incidir en la evolución interior de sus personajes.

¿Por qué no suelo leer juvenil y, en cambio, escribo novelas juveniles? Bueno, aún no he encontrado una respuesta lo bastante convincente. Digamos que mis novelas son una amalgama de lo que he leído, que es totalmente heterogéneo; de lo que me gusta (la épica, la novela histórica, los dramones a lo Shakespeare), de lo que me interesa (el crecimiento interior, la psicología humana) y de ese toque "juvenil" o como se llame que tiene mi prosa.

¿Por qué no escribo novelas para adultos? Ja, ja, ¿quién considera literatura para adultos una historia imaginaria, en tiempos remotos, "érase una vez...", en un reino imaginario, y protagonizada por adolescentes que crecen, se pelean, se enamoran, forjan su identidad y buscan su lugar en la vida? ¡Eso es demasiado "juvenil"!

Uno de mis primeros lectores en la agencia me dijo algo: "novelas como la tuya ya no se escriben hoy". La comparó con las novelas de aventuras de algunos autores del siglo pasado... Quién sabe, ¡a lo mejor he nacido en el siglo equivocado!

disc-center1 dijo...

Toc-toc....se puede?
veo que sois un grupo muy cohesionado en los temas literarios,
me gustaría saber si haceis reuniones y si podría asistir a éstas, yo también me defiendo escribiendo y mi interés es aprender...puedo?
disc-center1@hotmail.com

Elisabet dijo...

Hola, Disc-center, ¡bienvenido a mi blog!

Pues claro que se puede :) Estás invitado a ingresar cuando quieras al foro Prosófagos, un foro muy libre (imagina, sin administrador) donde podrás dar rienda suelta a tu imaginación, aprenderás y conocerás a gente de todo el mundo.

Además, también organizamos kedadas literarias. De momento sólo hemos celebrado una en Badalona (Barcelona). Si andas cerca, el 6 de febrero de 2010 tenemos la próxima. Si me mandas un correo con tu e-mail, te avisaré con tiempo.

Saludos,

Elisabet

Anónimo dijo...

Hola Eli
He estado un poco alejada, pero siempre te sigo (y con mucho cariño, aunque suene raro)
Venía leyendo tus últimas andanzas y luego del sabor dulce que me han dejado las palabras de aliento de Abalos cuando te firmó el libro, llegué a esta entrada y estoy sonriendo. ¿Por qué no haces una fusión con Felisa? Llegarían al punto exacto pretendido por el jurado. Jajaja.
Seriamente, si algo se torna difícil es el equilibrio entre lo juvenil y lo infantil. Mi género preferido son las poesías, y siempre me cuestiono si son “tontitas” o muy adultas dada la “velocidad mental” de los niños de hoy. No sé si me entiendes, o si uso las palabras correctas, pero es un gran desafío.
Respecto a los “puntos en contra” que mencionas, pienso que aunque varíen siempre van a existir cuando se trata de concursos, pero el participar te abre puertas y te deja alguna enseñanza para los próximos. ¡Publicarás la novela, te tengo fe!
Un beso
Que tengas una linda Navidad.

Alitas Fritas.

Anónimo dijo...

Dije “aunque suene raro” porque siempre ando perdida.
Alitas

Elisabet dijo...

¡Alitas! Muchas gracias por tu post tan lleno de cariño. Gracias por seguirme y por tus ánimos.

Tus poesías, por lo que recuerdo, son preciosas. Me parece que en lírica ese problema juvenil-no juvenil no debe existir... ¿Cómo clasificar algo así?

El 2010 será mejor, seguro. Yo también creo que publicaré esa novela. ¡Hay muy buena onda volcada sobre ella!

Un abrazo grande y Feliz Navidad.