Más correcciones... ¡y dos neologismos!

Estoy corrigiendo la segunda maqueta. Y hay tela que corregir... Todavía. Sin comentarios.
Fátima, la editora, me comenta como cosa curiosa que en mi novela aparecen dos neologismos. ¡Me he quedado de piedra! Bueno, quizás no lo son tanto... De hecho, son dos palabras con una clara influencia del catalán (mi lengua materna).
Una es incerteza. El término más normal sería incertidumbre. Pero, mira por dónde, a mí me gusta más incerteza... Y gracias a un colega de los foros literarios he confirmado que sí, que existe y está reconocida por la RAE, aunque es poco usual. Para los interesados, hay una web donde se pueden consultar todas las palabras que se quiera: http://buscon.rae.es/draeI/
La otra forma una expresión: "a contracorazón". Parece que tampoco existe "contracorazón" todo junto (en catalán sería "a contracor") Pero no suena raro, ¿verdad?
Lo mejor de todo... ¡es que me han aceptado ambos términos! Ja, ja, lo último que esperaba era "crear" vocablos nuevos. ¡Lejos de mi intención!

8 comentarios:

Miguel dijo...

"A contracorazón" parece una palabra hermosa. Sólo espero que su significado quede claro en la novela :)

Elisabet dijo...

Hola, Miguel,

pues sí, queda clarísimo. ¡Imagino que por eso lo han aceptado!

Por cierto, me he pasado por tu blog y te he dejado un comentario. ¿Nos conocemos de militeraturas??

Saludos y gracias por tu visita,

Elisabet

Esther dijo...

Vaya, qué sorpresa, Eli... para mí, "incerteza" es término cotidiano, nada del otro mundo, una palabra de uso frecuente... y de catalana, nadita de nada, jejejeje

Besos,
Esther

Miguel dijo...

Hola Elisabet,

Pues sí, seguramente nos conocemos de militeraturas. Gracias a tí por el blog.

Elisabet dijo...

Esther, ¡menos mal! Ya se lo diré a la editora, y de paso le insinuaré que lancen una tirada de libros para el otro lado "del charco",cuando lo publiquen!!

M.Güell M. dijo...

Parece que la cosa está a punto de brotar, no? :)
Me alegra mucho lo que voy leyendo en tus avances.
Me ha hecho gracia lo de "neologismos". A mí me pasa amenudo cuando hablo, aunque intento disimular bien mis "catalanadas". Sólo se dan cuenta cuando salgo del territorio, claro. Jajaja.
Pues nada, moza. Que tengo ganas de ver cómo se resuelve los últimos retoques y, sobre todo, esa enigmática portada que me deja completa-"mente" intrigado.
Molts petonets!

Elisabet dijo...

Hola, Güell,

bueno, pues ya ves que incerteza en otros países, como Argentina, no es tan inusual.
Pues a mí se me escapan muchas catalanadas, y anglicismos, ¡y hasta galicismos! Ja, ja, cuando se lo dije a mi madre, se emocionó. Finalment, la llengua materna sempre es porta en el cor...

He passat pel teu blog i t'he deixat un comentari i una pregunta!

Elisabet

Anónimo dijo...

Buen comienzo