Hacerse amigo de los libreros

Esto es otra cosa que he aprendido. ¿Quién es la última persona entre tu libro y el lector que lo comprará? ¡El librero! Por eso conviene hacerse amigo de ellos, para que tengan ahí tus libros, bien expuestos, en el escaparate o en las pilas de "novedades" o "recomendados" que atraen las miradas... Bueno, pues estoy cultivando la amistad con las dos librerías de Barcelona y Badalona que tienen mis libros, y esto funciona. En Excellence, donde presenté el primer libro, dicen que está saliendo muy bien. Ahora ya formo parte de su equipo de "conferenciantes colaboradores". El día 15 de este mes di otra charla en su sala de conferencias: "Transformar los sentimientos negativos en energía positiva". No os podéis imaginar el temblorcillo agradable que da ver una sala llena de gente, con tu libro abierto en las manos, expectantes... Y, después de dar la charla, tener una cola de personas para que se los firmes. Sí, estos eventos contribuyen mucho a darte a conocer y a vender más tus libros.

En la librería El Full de Badalona me han ofrecido participar en la feria del libro, que empezará esta semana próxima. El 22 de abril por la tarde estaré allí, en la plaza de la Vila, con otros escritores de mi ciudad, firmando libros. ¡Menuda impresión! Una novatilla al lado de esas personalidades de pluma aguda, la crème de la crème cultural de mi ciudad... Y qué emoción, la verdad sea dicha. Hoy paseando por una calle céntrica he visto un póster muy lindo, anunciando la feria del libro y el programa de todos los actos que habrá, ¡y salía mi nombre! He estado a punto de arrancar el póster de la pared y salir corriendo.

Bueno, saboreo todo esto, que hasta hace poco era nuevo para mí. Supongo que dentro de unos años me reiré de mi vanidad e ilusión de escritora recién estrenada.

6 comentarios:

Fátima Fernández Méndez dijo...

No es vanidad, sino recompensa de mucho esfuerzo ;-).
Que disfrutes mucho de "tu día" de firmas.

Un fuerte abrazo

Margarita dijo...

Felicidades, Eli! No es una tontería estar firmando tus libros por Sant Jordi, nada más y nada menos. Lástima que sea un día laborable, ya te contaré : )

Que lo disfrutes mucho, te lo mereces. Ah, me sacaste una sonrisa cuando leí la anécdota del cartel publicitario con tu nombre en una pared, y en la tentación que sentiste de arrancarlo para quedártelo de recuerdo. ¡No te prives!, pero hazlo de forma disimulada cuando la calle esté solitaria :). Será un bonito recuerdo en el futuro, seguro.

Besos,

Margarita

Elisabet dijo...

Hola, amigas,
pues al final, ¡arranqué el cartel! Ningún librero tenía de sobras, así que hoy, ni corta ni perezosa, aproveché un tramo de calle tranquilo y me lo metí en el bolso, bien dobladito.

Bueno, fue genial. Estábamos unos ocho escritores firmando en la mesa, con muy buena onda entre todos, aprendí cosas nuevas del mundillo literario e hice contactos interesantes... No era yo la única novata, había dos más que acababan de ganar unos premios y publicaban sus primeros libros. Así que me sentí como en familia. Una bonita experiencia.

Fátima Fernández Méndez dijo...

Me alegro mucho por ti. (Yo también hubiera arrancado ese cartel ;-))
Un fuerte abrazo.

Suseet dijo...

hahaha qué entretenidas haces tus entradas en este blog. Hahaha me he emocionado, reído y hasta me dio miedo cuando contabas ciertas cosas. Gracias por compartir tus experiencias con nosotros. Me das mucho ánimo para seguir por este camino. Saludos desde Perú.

Por cierto: Qué emocionate debió ser firmar esos libros. Disfrútalo. Tanto esfuerzo merece recompensas ^^.

Gael Solano dijo...

Ja ja ja ja ja :-) yo hubiese enmarcado el cartel... no te digo más