Cuando una puerta se cierra... II


Ayer tuve la entrevista de despedida con mi ex agente literaria. Sandra Bruna. Creo que es una experiencia que vale la pena contar.

Sandra estuvo acogedora y cordial, como es ella, y creo que fue sincera. En todo momento me miró a los ojos y se comportó con naturalidad y calidez. Me explicó la difícil situación del mundo editorial, cómo esto afecta a las agencias, su necesidad de reducir costes y tener que dejar de representar a muchos autores por falta de personal y tiempo de dedicación. Hablamos de todos los temas que teníamos pendientes, se ha comprometido a cerrar un par de gestiones aún no resueltas y, lo mejor, también me ha ofrecido darme contactos y referencias. Aunque me dijo bien claro que no sabía de ninguna otra agencia que recomendarme, pues todas están pasando la crisis igual o peor que ella.

Quiso quedar como amiga y yo acepté terminar así, sin dar un portazo, sin cortar la relación por lo sano. Creo que es la forma de acabar bien las cosas, siempre que se pueda. La escuché, se lo agradecí y le dije que lo comprendía. Le pedí algunos consejos y me dijo que, para cualquier cosa en que pueda ayudarme, que cuente con ella y la escriba.

Cerramos bien. Amigablemente. Con franqueza y sin perder el contacto porque… ¡nunca se sabe! La vida da muchas vueltas. Me deseó suerte y nos despedimos. Me dijo que cuando publicara algo nuevo no dejara de avisarle. ¡Espero poder hacerlo sin tardar mucho! Y salí de allí sin desazón, sin pena, con un sentimiento extraño que me cuesta describir. En mi otro escrito hablé de la intemperie, de volver a empezar… No, no vuelvo a empezar de cero. Inicio otra etapa de mi camino y, por qué no, tal vez sea mucho mejor que la que cierro ahora.

En la conversación salieron algunos temas que me parece interesante reseñar, sobre todo de cara a los noveles y visitantes de este blog que os preguntáis por vuestro futuro y oportunidades.

Una. Que el mercado del libro está perdiendo “la clase media”, es decir, los autores que están a medio camino entre los noveles o desconocidos y los “peces gordos”, las estrellas. Los best sellers lo están copando todo, y las editoriales solo apuestan por ellos. ¿Alternativas? Muchos amigos y colegas están optando por lanzarse a la selva. Me refiero, claro, a Amazon.com. O buscando otras fórmulas de autopublicación o co-edición. A algunos les está resultando bien.

Dos. Que la novela histórica de misterio ha tocado techo, pero se mantiene la clásica, de guerras, aventuras y hazañas, la de toda la vida.

Tres. Que ha vuelto y sigue pisando fuerte la novela romántica y las sagas familiares. Supongo que el fenómeno Sarah Lark va por aquí…

Cuatro. Que el fantasy también está saturado y va a la baja. Con algunas excepciones, claro. Juego de Tronos y el resto de la serie de Martin, con las reediciones de Tolkien, han monopolizado el espacio… De la ciencia ficción ya ni hablamos.

Cinco. Que el mercado digital es un terreno que las editoriales tradicionales todavía no están explorando lo suficiente, ni para ver sus posibilidades ni para conjurar sus “amenazas”.

Seis. Me sugirió que probara a tocar otros géneros que estén más de moda. Me temo que este es un consejo que no seguiré… a menos que lo que está en onda coincida con lo que me apetece escribir. Y, con esto, soy consciente de que me estoy sembrando de obstáculos el camino. ¡Tendré que convertirme en una saltadora experta! 

14 comentarios:

Rey Pescador dijo...

Te deseo mucha suerte en esto que, como dices, es solo una nueva etapa. Yo sí que te recomendaría probar suerte en plataformas tipo Amazon, que están funcionando bastante bien. Y tú el nombre y un puñado de lectores fieles ya los tienes, así que eso lo tienes ganado. El principal problema de Amazon y demás es (al menos eso me sucede a mí como consumidor), que vas a ciegas, que tienes que hacer un salto de fe, mientras que cuando compras libros de una editorial se supone que tienen una calidad literario y un trabajo de edición cuidado. Pero como te digo, en tu caso los que te hemos leído sabemos cómo escribes, así que quizá eso ayude. No sé..., simplemente te quiero decir que no creo que tengas que desanimarte por esto; seguro que solo es una etapa y dentro de nada te tenemos petándolo en las librerías ;)

Antonio J. Bazalo dijo...

De todos los puntos, el más certero y preocupante es el de perder a la 'clase media' de escritores, suficientemente experimentados para dar obras de máxima calidad y aún no demasiado 'marketizados' como para pretener colarnos la misma historia una y otra vez.

Sergio G.Ros dijo...

Recuerdo perfectamente que leí tu entrada cuando te aceptaron en Sandra Bruna y me emocioné mucho al leerla. Es duro lo que cuentas de esa despedida a medias porque rompe muchos sueños, pero como bien dices no es empezar de cero.
Siempre he visto en ti a alguien que quiere encontrar su camino de escritora, y, sinceramente, ahora mismo eso no abunda.
Lo que abunda, desde mi punto de vista, no es literatura, es ganas de acoplarse a géneros y tendencias, de tratar de sobrevivir como sea y a cualquier precio.
Así que si te sirve de algo, yo tampoco seguiré ese último consejo.
Si escribo, lo haré sobre lo que me llega o lo que quiero escribir.
No puedo entender la literatura de otra forma.
Por eso, creo que cada vez soy un autor más marginado, pero no me importa, estoy cada día más a gusto conmigo mismo.
Y tú también. Un abrazo muy fuerte,
Sergio G.Ros

Alejandro Laurenza dijo...

Montse,

Se ve que fue una buena experiencia. Se percibe paz en tus palabras.

Me alegro de que no tomes en cuenta el punto seis. ¿Para qué tanta lucha por escribir, si no se escribe lo que se quiere?

Un abrazo.

Joan dijo...

Pues si que está bien el patio. Alguien que ha ganado el premio minotauro y la "despiden, aunque sea de buen rollo.
Y yo que estoy llamando a la puerta de SB...

Que sepas que leí tu "ciudad sin estrellas" y me encantó. Es que no salgo de mi asombro, lo juro.

Joan.

Elisabet dijo...

Rey, muchas gracias. Lo de Amazon varios amigos me lo han sugerido. Me resisto, pero supongo que algún día acabaré probando, quizás con esos libros o relatos que tal vez nunca pueda publicar de otro modo... O como experimento, porque me resisto a autopublicar. ¡Gracias por tus buenos deseos! ¡Que sea así! :)

Elisabet dijo...

Antonio, ahí está el problema. Perder las "clases medias" es terrible, en todo: en lo social, en lo económico y en lo literario. Pero bueno, es una tendencia que no tiene por qué ser definitiva. "La vida se abre camino". Y la vida literaria también. El mundo digital puede dar aún muchas sorpresas...

Elisabet dijo...

Sergio, ya ves qué vueltas da la vida. También yo recuerdo como si fuera ayer la emoción y la alegría de esos comienzos. Pero la vida es dura... No hace mucho leí que "el mejor profesor de salto es un buen obstáculo". Ahora tengo una oportunidad para crecer, aunque todavía no vea muy claro por dónde tirar.

Elisabet dijo...

Alejandro, gracias. Sí, creo que estoy consiguiendo cierta paz, y eso es bueno antes de tomar decisiones... Pero hay ratos en los que pegarías un par de gritos. :)

El punto seis. Ah, ese es mi puntazo romántico y recalcitrante... No sé hasta qué punto es bueno.

Elisabet dijo...

Hola, Juan. Gracias por leer mi novela. Qué bueno que la disfrutaras, me alegro mucho.

Pues ya ves que ganar un premio, como no sea el Planeta, no ayuda tanto como se podría uno imaginar... Si me pongo filosófica, acabaré citando al autor del Eclesiastés: "Vanidad de vanidades, ¡todo es vanidad!"

Literatura para todos los gustos dijo...

Hola!!! Bueno, acabo de dar con este blog por mera casualidad. Es extraño ver que una escritora consagrada acaba de ser despedida de su editorial, más aun cuando lo que estoy buscando es poder publicar mi libro. Yo soy aficionada y tengo muchos obstáculos de todo tipo para poder lograr mi meta, hasta ahora sólo he publicado en Scribd un libro PDF de poemas y otras cosas en forma gratuita, realmente nunca esperé que tuviera tanta llegada, hoy día lo leyeron más de 5100 personas y aunque no gano dinero por ello, creo que es una forma de hacerse conocer para alguien que recién empieza. No he entrado en Amazon y no sé porque razón no me gusta esa página, pero creo que una escritora profesional como tú, no deberías llegar a ese punto, sería mejor que insistieras participando de todos los concursos literarios que existen para seguir teniendo vigencia y hacerte aun más conocida, antes que dar 1.000.000 de pasos para atrás teniendo que publicar en internet. Quieras que no los concursos literarios siempre sirven, porque detrás de ellos hay una editorial que si ve que tienes repercusión seguirá dándote empleo. Ese es mi consejo.
Yo no he participado de ningún concurso aun, porque uno de mis grandes problemas es que no tengo casi estudios, por lo que tengo muchas faltas ortográficas, gramaticales, semánticas y de todo lo que te puedas imaginar. He buscado ayuda para que me corrijan los escritos, pero hasta el momento nada... :/ así que seguiré publicando en Facebook hasta que alguien se ofrezca a corregirlos o comprármelos, aunque ya no pueda tener el crédito :(
Saludos y mucha suerte!!!
Estaré esperando tu próximo post :)

Soy Johana.

Elisabet dijo...

Hola, Johana. Muchas gracias por tu visita y por tus ánimos. Tal como dices, la Red es un buen espacio de lectura, a veces más eficaz para darse a conocer que la publicación tradicional en papel, desde luego. Publicar de esta forma es una opción que cada escritor debe tomar después de meditarlo bien, dadas las dificultades que pone el mundo editorial. En cuanto a los concursos, la verdad es que sigo sin fiarme de ellos, aunque tengo un premio a mis espaldas. Antes pensaba igual que tú, que son un gran impulso y te ayudan a consolidarte como autor. Ahora no sé hasta qué punto ayudan, francamente. Ojalá pudiera decir otra cosa.

Sobre tus escritos, ¿por qué no contactas con Escritores.org, o con alguna escuela virtual de escritura? Te ayudaría a corregir tus fallos y carencias, y esto es importante. En escritores.org te pueden hacer una lectura crítica de tu trabajo y aconsejarte. En cuanto a escuelas virtuales de escritura, mira las dos que recomiendo en mi blog.

Saludos y adelante con tus escritos.

Alberto Rodríguez dijo...

Acabo de descubrir tu blog, y me parece realmente interesante este apunte. Yo también soy escritor novel, que además intenta abrirse camino en uno de los puntos a la baja que comenta Sandra Bruna, la fantasía. Pero como tú, no cambiaré por algo más de moda. Escribir fantasía me encanta y me motiva, es lo que más ilusión me hace.

Estoy presentando mi obra a concursos, pero creo que voy a optar definitivamente por enviar el PDF a alguna agencia, viendo tu experiencia.

Por otro lado, te invito a seguir mi obra en mi blog:
http://sagaelobelisco.blogspot.com.es/

Un saludo y ánimo tras esta ruptura!

Esther dijo...

Cuando una puerta se cierra... Otra se abre. O una ventana.

Se abrirá: eres muy buena escritora, Elisabet. Y perseverancia y ánimo no te falta. Tarde o temprano habrá nuevas oportunidades.

Leí los seis puntos. Resumo: hay géneros que dejan de ser moda y otros que se ponen de moda. Como siempre, nada nuevo bajo el sol. A las editoriales les interesan los best sellers; no creo que hayan cambiado mucho las cosas al respecto en las últimas décadas. Editoriales grandes. Siempre hay y ha habido editoriales pequeñas que poseen otra filosofía. Obviamente, sus alcances en difusión y distribución son mucho más limitados que los que están a disposición de las grandes editoriales.

Me sigue llamando la atención que, siendo España el centro de la edición en español, las editoriales continúen "dejando" de lado Latinoamérica. Pocos son los libros editados en España que nos llegan. Por mi escasa experiencia, parecería que ni siquiera utilizan adecuadamente la opción de Amazon u otras librerías virtuales (no me refiero específicamente a los ebooks sino a los libros en papel).

Sin embargo, y más allá de cualquier elucubración a causas y efectos, sigue siendo el nudo central esto que decís: la vida siempre se abre paso, incluso en literatura.

Abrazos,
Esther