Aién aristeiein!


Otra entrada que no va de literatura exactamente, más bien de filosofía. Aunque tiene mucho que ver con las letras, como se verá.

Aien aristeiein! Sé el mejor. El primero. El más valiente, el más fuerte, el más rápido, el más bello. El excelente entre todos. ¡Siempre el mejor!

No, no es el lema de un equipo deportivo ni de un grupo de scouts. Es la frase que encarna el valor máximo de la antigua Grecia, el lema de Aquiles y de los héroes homéricos, el afán de todo hombre libre que se preciara: sé el mejor.

Sé el mejor. Así, engastado en versos épicos, este principio ha pasado a infiltrarse en la médula de nuestra cultura occidental. El afán por la excelencia y la competitividad que este principio acarrea son característicos de nuestra civilización. Pero en los últimos siglos no han faltado los detractores de esta mentalidad: para ciertos psicoanalistas conduce directo a la neurosis; para los sociólogos es detonante de la desigualdad; para algún filósofo será causa de violencia y guerras.

Por otra parte, tal como señala Donald Kagan, profesor de Yale, en su curso sobre la antigua Grecia, nuestra civilización ha bebido de otra fuente, la tradición judeocristiana, que nos propone un principio diferente. El sermón de la montaña ensalza a los humildes, a los pobres y a los perseguidos. Es un discurso subversivo que pone el mundo al revés. Toda la cultura que deriva del cristianismo inculca el valor de la humildad y de lo pequeño. Los primeros serán los últimos.

También esta convicción ha sido criticada. Quizás el ataque más rotundo fue el de Nietzsche, que veía en el cristianismo una religión de cobardes y mediocres. Y, hoy, mucha literatura en torno a la autoestima, al «poder que está dentro de ti», va en esta misma línea de forma mucho más edulcorada, menos ceñuda y trágica pero no menos clara. Aunque sospecho que más de un griego clásico, leyendo estos manuales, quedaría espeluznado y tildaría ciertas afirmaciones de clara muestra de la hybris más flagrante. ¿Cuántas veces habremos escuchado o leído: «somos dioses»?

Esta oposición: sé el primero versus sé humilde, no solo se da en un plano filosófico y social. Se reproduce en la vida de cada persona. O, al menos, de muchas personas.

Yo misma crecí con el alma tensada por estos dos valores. Sé la mejor, sé la primera, fue el lema que me quedó grabado en la mente desde los primeros años de colegio. Por otro lado, también me inculcaron desde muy niña la importancia de pensar en los demás, de servir, de no ser egoísta ni aspirar a ser siempre la primera… Afán de excelencia, espíritu humilde. ¿Cómo conjugar ambas?

Occidente, dice el profesor Kagan, es una cultura que vive ese desgarro interior a lo largo de toda su historia. «Se nos exige éxito y competencia al más alto nivel y, al mismo tiempo, se acusa a la gente por perseguir la excelencia en vez de la humildad. Esto es la civilización occidental, amigos». Una civilización esquizofrénica y contradictoria, gloriosa y miserable, capaz de las mayores hazañas, de las peores guerras y de extender hasta el último rincón del mundo la bandera de los derechos humanos.

¿Es posible encontrar una síntesis? Entre endiosarse y humillarse, ¿hay un término medio? ¿Se puede aspirar a la excelencia sin caer en la neurosis o en la competitividad asesina? ¿Se puede ser humilde y a la vez libre para vivir una vida plena y creativa?

Quiero creer que sí. Releyendo a Martín Descalzo me topo con esta frase que parece que me ha estado acechando: «Todo hombre debe dar dos pasos: el primero, aceptarse a sí mismo; el segundo, exigirse a sí mismo. Sin el primero camina hacia la amargura. Sin el segundo, hacia la mediocridad».

Pues sí. Humildad para aceptarse ―¡qué paz!― y coraje para exigirse ―¡la alegría del logro!―.

De momento, estoy convencida de que la humildad es un principio insuperable para convivir con uno mismo y con los demás. Pero cuando estoy sola escribiendo, desafiándome a mí misma, ratón en mano y la pantalla de mi ordenador enfrente, ¡que viva Homero!

Aién aristeiein!

4 comentarios:

Javierpf dijo...

Me ha gustado tu entrada. Mi abuelo materno me decía "gana todo el dinero que puedas, así podrás ser mejor que los demás" mientras que mi abuelo paterno me decía "no importa el dinero que tengas, importa cómo seas y cómo te veas a ti mismo". Esto es verídico. En este dilema me he movido desde niño, dilema que se parece mucho al que planteas en tu entrada.

A veces pienso que es una lástima que los seres humanos no nazcamos con un manual de instrucciones sobre la vida... pero otras veces pienso que es toda una suerte. Otro dilema.

Gracias por tu blog.

Javier Peñas

Elisabet dijo...

Hola, Javier. ¡Gracias por tu visita y comentario! La suerte, para mí, es que nadie nace con un manual y cada cual tiene que hacerse el suyo. Pero no estamos solos, ¡por el camino siempre se encuentran pistas! Los consejos de tus abuelos, creo, pueden reconciliarse de alguna manera. Igual que el "ser mejor" y "sé humilde". Otro defecto propio de los occidentales es ser tan dialécticos, o una cosa u otra... :)A veces vemos dilemas donde puede haber otras opciones. Saludos.

LP dijo...

Hola, Elisabet. Tu entrada me toca muy hondo por una historia que escribí hace años (de esas que duermen en el cajón tras la décima revisión, esperando que llegue la undécima que la reviva). He estado buscando referencias a la frase griega pero no las encuentro. ¿Es una frase tuya?

Gracias!

Elisabet dijo...

Hola, LP. Gracias por tu visita a mi blog. La frase no, no es mía. ¡Es de Homero! Significa literalmente esto: sé el mejor de todos. Y está en griego antiguo, con ciertas peculiaridades propias de Homero que lo distinguen del clásico. Esa frase se convirtió en lema para todo griego que se preciara... Y ha calado bien hondo, como ves. Anímate dar a leer a alguien tu historia, si no lo has hecho ya. Saludos.