Cursus honorum

Juan Eslava Galán, a quien he tenido ocasión de entrevistar recientemente en Barcelona ―atención, saldrá la entrevista, jugosísima, en la próxima revista Prosofagia―, me explicó cómo ve él la carrera del escritor.

Como indica el título, un escritor que se precie y que quiera tener una buena base literaria ha de pasar por su particular cursus honorum. Que es, tal como él lo explica, el siguiente.

―La primera fase, juvenil, apasionada y romántica, es la de la poesía. ¿Quién no ha escrito sus versos, con más o menos acierto, en la adolescencia?

―La segunda fase es la del cuento o relato breve. Aquí ya nos iniciamos con la narrativa en prosa.

―Y la tercera fase, de la madurez, es la narrativa larga: la novela.

Esta es la visión de Eslava Galán. Que estoy segura que muchos discutirán. Y otros pensarán: ¡pues yo me he saltado a la torera esta o aquella etapa! ¡O las he seguido en desorden, o mezcladas!

Bueno, él da una explicación muy razonable para esta progresión. Ahí la dejo, para pensar un rato.

La poesía es necesaria para aprender a expresar sentimientos y también para ensayar la condensación, para encontrar la palabra precisa, el toque “mágico”, el punto lírico, la metáfora, la imagen. Leer y escribir poesía es, realmente, una escuela.

El relato breve es otra escuela para aprender a construir historias no muy largas, ensayar tramas diversas y delinear personajes.

Y finalmente, la consecuencia lógica de esta progresión es la capacidad para escribir una novela, más o menos larga. El género que te permite desarrollar ideas, tramas y caracteres con una enorme flexibilidad, siendo clásico o innovador. Como dice Ana María Matute, “en una novela cabe de todo”.

Personalmente, he pasado por las tres etapas. Aunque no precisamente en ese orden…

3 comentarios:

Paranoia Street dijo...

Interesante.
Compré tu novela hace poco, aunque he de confesar que todavía no he empezado con ella. En primera instancia me atrajo la proximidad geográfica y generacional… Ya te comentaré cuando la haya leído que tal.
Personalmente también creo que sería deseable que todos los escritores pasaran por esas tres etapas... pero a la vista de muchas de las recientes novedades editoriales creo que, lamentablemente, muchos saltan directamente a la novela sin pasar por la poesía ni el relato corto, y de ello se resiente la calidad de muchas de esas historias.

Natalia Rubio dijo...

¿He leído bien? ¿PRÓXIMO número de prosofagia, y la entrada es efectivamente del 14 de septiembre de 2011? ¡Dime que sí, Elisabeth!

Un besote,
natts

Jesús F. dijo...

Bueno, yo me salté la poesía, y ahora no me veo con fuerzas de intentarlo, je, je.
un abrazo.