22 de marzo, en Madrid

Recién entrada la primavera, llegaron los libros. Brillantes, preciosos, pidiendo manos que los abran y ojos que lean sus páginas... ¡Cada libro publicado despierta la misma emoción que el primero!

Ayer estuve en Madrid, día de viaje relámpago y entrevistas sin cesar. Periódicos, radio, prensa digital... Disfruté de cada una de ellas en la compañía gentil y discreta de Blanca, responsable de prensa de Minotauro, que fue una excelente coordinadora del día con una gestión del tiempo impecable. Coronó la jornada un encuentro con un grupo de bloggeros amantes de las letras. Además, en este encuentro pude conocer en persona a un gran amigo de los foros y la revista Prosofagia, Boris Rudeiko, y a su esposa. Esa hora y pico que aún voy saboreando en la memoria se me hizo cortísima e intensa.

Aquí tenéis una excelente crónica de los bibliófilos enmascarados, cuyo blog recomiendo ya.

También acudieron:
Bárbara, de Diario de Lectura.
Jaime, de Zona Fandom.
Josu y su padre Jesús, del blog Libros por leer.

2 comentarios:

B. Miosi dijo...

Querida Elisabet,

Qué alegría saber que ya tienes en tus manos Ciudad sin Estrellas, y tienes razón cada libro es como el primero, se siente igual. De todo corazón Eli, te felicito y deseo que sigan tus éxitos literarios.

Muchos besos,
Blnaca

Elisabet dijo...

Gracias, Blanca. ¡Tú bien lo sabes, esto de los libros! Un abrazo.