Nunca digas nunca

Esta es una de las frases favoritas de un buen amigo. Me he acordado mucho de ella en los últimos tiempos, porque un día me dije a mí misma: no volveré a presentar una obra mía a ningún concurso, jamás. Y acabo de hacerlo.

De acuerdo, esta vez lo he hecho aconsejada por mi agente. No sé si eso es bueno o no, pero… ¡soy una chica obediente! Y como también soy cabezona, he hincado uñas y dientes a la novela de marras hasta lograr un texto del que puedo sentirme hasta cierto punto satisfecha.

¡Qué duro es corregir! Mi mentora confiesa que es la parte que menos le gusta de la escritura. Pero, ¡es tan necesario! Y si se puede hacer en equipo, el aprendizaje es tremendo. A la hora de corregir esta obra he contado con dos buenos amigos que, con absoluta generosidad, han leído el original y me han brindado muchas sugerencias y observaciones. En fin, la experiencia ha sido la de un auténtico taller literario virtual (mis lectores viven al otro lado del océano). Los mensajes intercambiados especialmente con uno de ellos, los dilemas que nos hemos planteado, las alternativas, la búsqueda, ya no de la corrección, sino “de la palabra más bella” (esto te lo debo, F., si me estás leyendo…) todo esto ha convertido el proceso de corrección en un estirón brutal de mi capacidad literaria.

Ahora tengo agujetas y las neuronas me duelen un poco, pero estoy segura de que lo que escriba después de esto será mejor.

No sé si tengo posibilidades o no. Ignoro cuántos se han presentado al premio, y si al jurado le gustará mi novela. Debo decir que es un tocho impresionante, y que impreso a doble espacio y a una cara sumaba casi diez kilos de papel en dos bloques. Espero que no les asuste. Lo presenté en mano, en caja de cartón decorativa, y los volúmenes atados con cinta de terciopelo rojo. Pase lo que pase, ¡no hay que perder la estética ni en la presentación!

Allí quedó, en la sede de Editorial Viceversa… El premio se llama As de Picas y no deja de gustarme la idea, porque el palo de picas siempre fue mi preferido en la baraja francesa.

Por la tarde, después de dejar mi “regalo”, recibí un e-mail: “Le agradecemos su participación… Su novela El heredero del clan ha llegado en perfectas condiciones… ” ¡Por supuesto! Le metí amor hasta en la caja.

12 comentarios:

Jesús García dijo...

La decisión de los jurados es y será siempre un enigma. Pero seguro que los encandilas. Primero con tu pesentación y luego con tu maestría.

Muchisima suerte. Aunque no te hará falta, primer premio.

Un saludo
Jesús (clarinete)

Lamardestrellas dijo...

Te deseo la mayor de las suertes. Besos.

La Gatita Tutú dijo...

Espero que a los que te deseamos que ganes, nos brindes un copilla de tinto, cuando tengas esos 30,000en el bolsillo.

Es la primera vez que paso por aquí, ahora estoy exacto como el titulo del blog.
No sé si seas la misma Elisabet, que hace dos años escribió sobre un mail que recibió de Guillermo Schavelzon & Asociados, si eres tú, te he enviado un mail solicitandote esa información.
Sí es que eres tú, ¡por lo menos como investigadora soy buena!

Te dejo mi dirección, por si la que tenías hace dos años ya no está activa, te agradeceré cualquier ayuda que me puedas dar, estoy en México, y acá no hay ni un solo agente,mucho menos una agencia.
gloriagfons@hotmail.com
y voy a checar todo el blog, que sin duda me será de utilidad.

Mucha luz en tu vida :)

Víctor Morata Cortado dijo...

¡Qué tengas mucha suerte, Montse! Si saben lo que tienen entre manos y es la mitad de bueno que Estirpe Salvaje, escogerán como deben. Aunque en los concursos nunca se sabe... Un fuerte abrazo.

MaiV dijo...

Nunca digas nunca es una frase que yo suelo usar mucho también.

¡¡¡Ánimo y espero que tengas suerte con el concurso!!!


Saludos,
MaiV.

Roswell dijo...

¡Muchísima suerte Montse! Menudo "monstruo" has presentado, por lo que cuentas (¡pero en el buen sentido! me maravilla la gente que puede sentarse y escribir tantísimo, a menudo me faltan ideas).

Por cierto, ayer me acordé de ti porque en El Corte Inglés de aquí de Murcia, mientras miraba libros para comprar encontré el de Estirpe Salvaje. Me hizo ilusión ver en persona tu libro y tenerlo en mis manos y me dejó sin palabras la portada y toda la encuadernación, ¡qué maravilla!
No me lo pude comprar porque ya llevaba dos libros y se me acumulan luego, pero en cuanto acabe con estos ten por seguro que iré a por el tuyo.
¡A ver si vienes por aquí y me lo firmas! Que me encanta tener los libros dedicados por sus autores :)

Un abrazo y, de nuevo, muchísima suerte. Y aunque no pudiera ser, yo ya me sentiría tremendamente orgullosa de haber sido capaz de presentar lo que has presentado y de aprender todo lo que habrás aprendido, ¡eso no te lo podrá quitar nadie!

Elperejil dijo...

Mucha suerte con ese concurso.

Pantagruel dijo...

La verdad es que, aunque no tenía nada tan avanzado como para plantearme seriamente el participar (eso sin tener en cuenta la que se me venía encima cuando me mandaran las galeradas de la novela), había algo en las bases de ese concurso que no me dejaron del todo tranquilo.

Vamos, y sin querer asustarte, que parecía demasiado deslumbrante. Y eso acabó por hacerme desistir.

De todas formas, mucha suerte con éste proyecto. Son premios como esos los que te pueden poner en los papeles... aún más.

Rosa dijo...

¡Mucha suerte! No te comento mucho pero te sigo leyendo. ¡Espero que tengas muchos éxitos!

B. Miosi dijo...

Querida Elisabet, nada me haría más feliz que verte en Viceversa, lo que querría decir que ganaste el concurso, que estoy segura, después del tremendo taller literario allende los mares te dejó un aprendizaje invaluable.

Un abrazo, amiga.

Para alguien que escribió que vive en México: la agencia Literaria Antonia Kerrigan tiene una oficina allá.

Elisabet dijo...

Hola, amigos,

gracias por vuestras visitas y vuestra buena onda... No sé si la suerte me será propicia o no, pero el solo hecho de preparar la novela ha sido ya un regalo para mí, por todo lo aprendido y por lo que he recibido.

Blanca, ¡bueno es saber que Antonia Kerrigan tiene sede en Mexico! Esto es una oportunidad para los que están por allá.

¡Ojalá podamos compartir editorial! :)

Abrazos,

Eli

La Gatita Tutú dijo...

Blanca, gracias por el dato, pero por desgracia la Agencia Kerrigan hace meses que cerro :(