Un año después

Hay veces en que las respuestas tardan en llegar... No sólo meses, sino años. Hace unos días recibí un mensaje de una de las editoriales a las que había enviado mi novela, antes de firmar contrato con la agencia.

Se disculpan por haber tardado tanto en responder (más de un año). Dicen que la novela les gustó mucho y que la tenían retenida, pero que finalmente no la pueden colocar en ninguna de sus colecciones, y me animan a seguir intentando con otras editoriales, porque vale la pena.

Como han sido tan amables, les he respondido y les he comentado que sí, voy a publicar la novela con Espasa. Y les he agradecido su atención, pese a la tardanza en contestarme.

No esperaba que me contestaran pero lo han hecho, felicitándome e interesándose por la edición del libro. ¡Vaya! Les he reenviado estos e-mails a la agencia, a ver qué piensan... ¡Nunca se sabe si esa otra editorial puede ser una puerta abierta, en el futuro!

5 comentarios:

Leo Zelada Grajeda dijo...

Felicitaciones.

Saludos desde Madrid.

Fátima Fernández Méndez dijo...

:O, ¡menuda sorpresa te debiste llevar!
Un abrazo

Elisabet dijo...

Hola, Leo y Fátima. Pues sí, fue una sorpresa, y en cierto modo agradable, aunque fuera un "no" demorado... Es una editorial con buen renombre.

Abrazos,

Eli

Malube dijo...

Seguro que esa editoria debe estar pensando ahora si no habrá metido la pata al dejarte escapar. Je, je. Me alegro un montón. Pero vaya lentitud. o sigo esperando, con paciencia gracias en parte a tenerte a ti como bonito ejemplo por delante. Gracias por compartir tu experiencia.

Elisabet dijo...

Hola, Malube. Bueno, pues sí han tardado, pero las hay que todavía se toman más tiempo... Esto de la literatura es cosecha a largo plazo, ¡ya lo ves!

Un abrazo,

Eli